domingo, abril 08, 2007

Creo que Lola Copacabana tiene *Buena Leche*

No tiré su libro a la basura. Jamás en la vida tiré ninguno. Me parece que sería incapaz de hacerlo ya que los libros son grandes amigos que habitan en mi biblioteca. Hablo en general y no, específicamente del suyo. Digo que no sirvo para tirar ningún libro. Tampoco para subrayarlos, ni para marcarlos o doblar sus páginas. Los cuido, los conservo intactos. Sólo los amarillea el paso del tiempo. Así que éste, no fue la excepción.
Esta tarde lo terminé de leer.
También leí algunas opiniones por la red. Me divertí mucho leyéndolas. Algunos dicen que la leen porque “la mina está muy fuerte”. Desconozco si lo está o no y, seguramente, así será. Pero, personalmente, no la leí por eso. Sólo pienso que si ella hubiera querido impactar con su físico, la contratapa de su libro hubiese llevado cualquier otra foto muchísimo más exuberante, más seductora. No me parece que haya sido ése su propósito. Otro comentario que me causó mucha gracia fue el de alguien que dijo que compró “a Lola, a Borges y que lo esperaba una Stella Artois". ¡Jaja! Me hizo pensar porque me gusta Borges, me gusta la Stella Artois (aunque prefiero Heineken) y me imaginé al hombre sentado a la mesa de un bar con Borges a un lado, Lola al otro lado, la cerveza en el medio y el que estaba sentado en la mesa de enfrente alucinado. Me reí mucho.
Otros dicen que tuvo éxito porque le encanta describir sus relaciones sexuales. Que la leen sólo por voyeurismo. Tampoco me parece el caso. Alguien que sólo pretendiera eso, exhibicionismo, no hubiera escrito nunca el párrafo que copio a continuación.

En las noches eternas de angustia y llanto algo se quiebra, algo se muere para siempre. Una en la desesperación se asusta y piensa no, si soy yo la que me estoy muriendo. Y está muy bien, en realidad, esa muerte. Especialmente para poder recordarla, porque a la mañana siguiente con la cara hinchada y los ojos achinados una vuelva a despertar y es igual que renacer. Se da a luz a una nueva versión de una misma, a una decididamente menos vulnerable, y en este sentido, a una mucho más perfecta.
Irse entumeciendo. La próxima vez van a tener que venir con una aguja mucho más gruesa y clavar mucho más profundo para lograr el mismo efecto.

Ponele a mí me vienen entrenando así de muy chiquita, y cuesta horrores porque adentro hay agua y agua y agua, pero es cierto que da a poco va doliendo menos. Te vas curtiendo.
(Pág.129, Buena Leche, Lola Copacabana)

Mi impresión acerca de Lola Copacabana cambió. La percibo más “de entrecasa” que “femme fatale”. Tal vez me equivoque, pero no creo.

No sólo por haber leído su libro completo. También porque suelo prestar más atención a los detalles que al conjunto. Y Lola tiene detalles que demuestran que no tiene mala leche.
No todo es palabra escrita, no todo es palabra hablada. Apenas un gesto, a veces, dice de esa persona mucho más de humanidad que cien mil páginas.

(Veremos qué impresión me llevo cuando lea a Cielo Latini)

3 Susurros:

Blogger peyote said...

En todo caso un “saludos” primero, al asunto aquí presentado me niego con eso “tirar libros”; hay cosas que son publicadas por pura metáfora de las buenas relaciones publicas, o basura que apunta a algún lado con estético criterio relacionado a un ocaso literario según una cadena de supermercados disponga, o algún otro trabajillo indisponga (si algún día YO publicase, cosa que no veo con buena verdad) con arrebatos del mundo del colapso.

Dentro mi lado bloguero, veo que los medios.com, derivan en sensibilidades variadas, entre ellas un intelectualismo marica o poses escribidoras, algo que encontré dentro el blog de la mentada niña de esta cuestión: “YO SÉ que deben sentirse un poco humillados al leerme a escondidas, pero el tema es que me leen. Siguen chupando de mis cosas bellas, alimentándose de mi energía, chupa-chupa chupa-chupa. Y yo soy muy egoísta con mis enemigos. Preferiría al menos que su humillación no fuera tan anónima”; dentro ese encanto que los escritores nos dejan, o nos ocupan estando en vida; Borges esta muerto, es grande y quizás demasiado para las angosturas de sus tumba, que se yo. Me gusta el tacto que percibo -yo no creo, que sea la tradición que seguimos que hable mediante la obra. O quizás sea el lenguaje que refiere a un contexto como cualquier otro; saco otras dudas mentales, elementales mías cuando recibo una bofetada con la mano que expreso mis delirios mal llamados de acento narrativo. Giro la vuelta sigo leyendo, pausa, agarro un texto al azar: “Te mudaste a los suburbios para irte lejos.
El beneficio de los suburbios es: AGUA. El costo de los suburbios es: NAFTA. Te parece que es un buen resumen.”Fuerza, no hay, por que se dilata entre las cosas que se ven, ese lenguaje de lo común que resopla entre sus pares según donde se paren, entre distancias y feromonas funcionado. Pero pese a ser un estallido, veo a Lola con su cigarrillo, nada grande, nada sorprendente; pero, sumamente ágil, diverso, estético, concentrado, espontáneo, tangible por estar amarrando detalles. Nada del otro mundo, pero que conlleva a un planetario de observación que aprueban en sincronizadas genialidades, me quede pegado a un modo sintético para escribir, ni buena, ni mala leche; descremado pero con tacto.
Lo que me llevo a tanta desvelada observación, fuel el contexto de la literatura “moderna” impredecible o lenta, coqueteando con otros espacios y nutriéndose con los modelos silenciados del YO-póstumo, o el YO-acusando. Versificando lo cotidiano como aprecio, retaguardia y condesando que sale, sin trasmutar. Ese lenguaje de las señas que nos entrega exprimiéndonos el cerebro – puliendo, a mí parecer una confrontación de estilos con lo digital y el alcancé.

Bueno en la despedida; un poquito de bronca. Pues me deprime; ya que nunca lograre ese alcancé.

Mes gusto su espacio, sus versos y sus puntos de vista, que pienso no están equivocados; debo disculparme si el comentario se salio por “impropios” personales.

Agur.

dom. abr. 08, 04:57:00 p. m. 2007  
Anonymous La Rosa Roja said...

Peyote Antes que nada: ¡muy bienvenido! Es cierto lo que dices acerca de muchos libros que son publicados según disponga (o indisponga) el mercado. Es real, pero de ahí a tirarlos, no se, jamás tiré ningún libro. Me daría mucha pena. Dicen que (igual que el perro) el libro es un buen amigo del hombre y es cierto. El libro puede ser tu compañero en los momentos más insospechados. Cuando menos te lo esperas, cuando estás aburrido, cuando estás triste, cuando estás contento, cuando estás solo, cuando vas de viaje, etc. siempre te harán compañía y de la buena.
En cuanto a la mentada "niña" también yo me enojé al leer lo que mencionas (que lo he leído) y cosas similares desdeñando a sus lectores: "La interacción con mis lectores me revuelve el estómago.
Los lectores son siempre malos. Siempre peores de lo que una se imaginaría".
Pero, después, leyendo su libro y leyendo su blog me di cuenta que todo forma parte de un modo de ser, no creo que sea una pose y tampoco creo que le de igual lo que opine quien la lee. Imagino que si a quien la lee le agrada se siente felliz y si quien la lee la critica no le gusta. Esa es una reacción normal en todo el mundo. Hace mal en despreciar a sus lectores y lo he dicho públicamente pero también imagino que nadie nace sabiendo cómo reaccionar frente a la situación que ella vive, es decir, pasar de golpe a un libro en papel sumado a la cantidad de lectores habituales que debe tener en su blog. Quizás no ha sabido cómo manejarse en ese aspecto. Tampoco estaba obligada a saberlo. Por otro lado, escribe cosas que denotan que es una persona sensible aunque no quiera mostrarlo: Si mañana muero, lo cual es más bien posible, quiero que conste que:
1. Planté un árbol
2. Parí una hija perfecta
3. Empecé a escribir más de un libro, que lo escrito siempre apestó y supe deshacerme de ello, por el bien de la humanidad
4. Amé y fui amada.
Quizás lo dijo en broma, quizás lo dijo sin pensar en que sí es posible morir en cualquier momento, hoy, mañana, dentro de cien años o dentro de un minuto. Si así fuera, ella cree que algo hizo en la vida como plantar el árbol, tener el hijo, escribir algo y sentir amor. No está mal.
Por otro lado, no es verdad que la gente la lea a escondidas. En primer lugar, a partir del momento en el que ha publicado un libro en papel y ese libro está a la venta en cualquier librería, la gente que la lee no la lee "a escondidas". Si creo eso lo cree mal; sus palabras son públicas y abiertas al mundo entero porque así lo quiso ella. Por lo tanto, nadie necesita leerla escondido ya que desde el momento en el que uno decide hacer su vida pública o, su escritura pública (que no se sabe si es realidad o ficción) la deja expuesta a quien quiera asomarse. Por otro lado, quienes no la leen en el libro sino en el blog tampoco la están leyendo a escondidas. Van y visitan su blog y la leen. Si no la comentan es porque no pueden y si no pueden es porque ella cerró los comentarios no porque los visitantes no hayan querido hacerlo. Nadie se esconde.
Imagino, además, que la inmensa mayoría de la gente que se contacta con ella debe hacerlo con halagos y la deben de tener harta con tanto halago empalagoso :-) Debe estar saturada y aburrida de tantas palabras dulces, jaja.
El resto: la mudanza, el agua, la nafta, el barrio, etc. etc. forma parte de un estilo de vida, de una forma de ser -que seguramente palpó o así fue su crianza, no tengo idea, o lo inventó, no se- pero habla de una persona sin apremios económicos, más bien habla de una persona con un buen pasar económico que no sabe lo que significa madrugar, cumplir horarios, aguantar a un jefe, vivir de un sueldo, cobrar poco, contar las monedas que te quedan para fin de mes, que no te alcance para pagar las cuentas, etc. etc. etc. Pero, tampoco está obligada a saberlo. No es culpable por ignorarlo si su vida se desarrolló así. Simplemente, nunca lo vivió y, por ende, lo desconoce.
No sientas bronca. Cada uno vive la vida que puede y/o que le toca en suerte y ¿quien sabe? el hecho de ser afortunado porque te publiquen un libro o porque tu padre te mantiene no es una garnatía sellada de felicidad. La felicidad, la alegría de vivir y la salud son tres valores que no se solucionan con nada material, ni con todo el dinero del mundo por millonario que seas, te lo puedo asegurar.
No creo que haya "alcanzado" nada. Simplemente, tendrá ahora unos billetes más, después de haber publicado su libro y, por otra parte, la satisfacción de poder decir "yo escribí un libro", pero creeme que no hay mucho más. No cambia nada la vida eso.

Gracias por tus palabras sobre mi blog. Me alegra que te haya gustado y que te hayan gustado mis versos ya que los escribo desde el alma. Espero verte volver y comentar. No hay nada que disculpar. Me encantó tu comentario.
Saludos!

dom. abr. 15, 05:48:00 p. m. 2007  
Blogger lala said...

no todo es palabra escrita, no todo es palabra hablada......
me encantó

aún hay miles de gestos, por suerte

dom. abr. 15, 09:40:00 p. m. 2007  

Publicar un comentario

<< Home